• María Turón

Gisèle d’Ailly.

Actualizado: jun 23

hija de padre holandés y madre baronesa austríaca, nació en 1912 y murió en 2013. 101 años de vida fascinante.



Pasó su infancia en Austria y Estados Unidos. Cuando tenía 18 años comenzó sus estudios en l'École des Beaux d'Arts en París, pero en un año la crisis económica golpeó a Europa y obligó a la familia de Gisèle a regresar a los Países Bajos.


Tras vivir unos años en Bergen, en 1939 se mudó a Ámsterdam. Durante la II Guerra Mundial refugió a varios judíos huidos.

En el sexto piso de un delgado edificio en esquina en Herengracht, se encuentra su amplio estudio en la azotea. Vivió y trabajó aquí hasta su muerte en 2013.


Al entrar en la casa y el estudio de Gisèle, uno se da cuenta de inmediato de que debió haber sido una mujer extraordinaria. Y todo lo que escuchamos y leemos sobre ella solo subraya, e incluso supera, esta primera impresión.
Su estudio está inundado de luz, tiene gruesas paredes blancas y escaleras de ladrillo blanco: Gisèle ha convertido este lugar en su propio recuerdo de Grecia, dónde vivió y trabajó con su marido.



En el estudio, encuentras cientos de objetos como conchas, trozos de madera, espinas de pescado y piedras que cubren los estantes y alféizares. Sillas de madera, alfarería tosca y cestas trenzadas, flores secas y calabazas, estatuillas y figuras ... es una colección interminable de cosas preciosas. Tesoros de los 101 años de vida de Gisèle que han sido cuidadosamente seleccionados y organizados con habilidad en hermosos bodegones.


Después de la guerra, Gisèle adquirió todo el edificio en Herengracht 401 y en la década de 1950 se instaló la editorial Castrum Peregrini con sus oficinas bajo el mismo techo.
Junto con su marido, Arnold d'Ailly, ex alcalde de Ámsterdam, Gisèle se trasladó a los pisos superiores. Y en la década de 1970 amplió su espacio a un antiguo edificio escolar al lado e instaló su estudio en el último piso.

"Es un lugar mágico que te pone en contacto con tus sentimientos e impulsos más profundos: miedo, desconfianza, instinto de supervivencia, sacrificio, autoafirmación, responsabilidad, confianza, amor, creencia en la verdad y la justicia. No deja indiferente a nadie", escribe Michaël Defuster, director hoy de la Fundación Castrum Peregrini.




Fuente: Photography + text: Julia Kaiser, Intoherstudio.com

Freundevonfreunden, photography: Jordi Huisman


#GisèledAillyvan #arte #pintura #estudio #Amsterdam



23 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo